Está viendo:

Luis de Pablo (1930). Música de Cámara

 

El disco

El CD contiene, en palabras del crítico musical Leopoldo Hontañón, "cinco obras muy cercanas en el tiempo, pero que representan muy bien una etapa de transición estética decisiva en el quehacer depabliano: precisamente la que le sitúa en su personal, sutil y refinadísima forma actual de entender las íneas de lo melódico-armónico y las coloraciones de lo físico-sonoro."

Contiene:

  1. Trío para violín, cello y piano (1993)
  2. Retratos y Transcripciones* (2ª serie) para piano (1997)
  3. Cuatro Fragmentos de Kiú* para violín y piano (1984-85)
  4. Compostela* para violín y cello (1989)
  5. In Memorian F. Mompou, para violín, cello y piano (1988)

    * Primera grabación mundial

Ref:  COL LEGNO WWE 20046

Duración:  [73'26"]

Críticas: 

El Trío Arbós lo forman tres jóvenes músicos españoles de deslumbrante calidad: Juan Carlos Garvayo, piano, Miguel Borrego, violín, y el violonchelista José Miguel Gómez. Publican ahora en Col Legno un monográfico Luis de Pablo... Garvayo está inmenso en los Retratos. No dejen de oir el segundo, Cetra, con el piano dividido en dos: uno que se toca y otro que resuena. Sus colegas Borrego y Gómez brillan a igual altura.  Luis de pablo, ya se sabe, no da puntada sin hilo: todos los cortes del disco tienen sustancia. Muy recomendable es también otro trabajo de los Arbós: el disco de los cuatro tríos con piano de Joaquín Turina.

Álvaro Guivert. El Mundo

 

La música de cámara de Luis de Pablo que integra este ejemplar registro podría situarse bajo los epígrafes de juego y diálogo... Juego en su sentido más pleno porque los principios formales -admirablemente descritos por José Luis Téllez en las notas a su disco- que el compositor bilbaíno explora en esta década que comprende el programa (1986-1996) surgen en toda su desnudez -compleja y variable métrica, florecimientos melódicos, ágiles interferencias y estructuras- como puro placer de burla y rigor de lenguaje, plasmado a través de un amplísimo vocabulario que se manifiesta, también, en el puro placer de la escucha, exigiendo en ocasiones in vértigo vietuosista al que responden con entusiasmo los jóvenes componentes del Trío Arbós en una espléndida interpretación.

D. C. S. Ritmo